Hotel de lujo en París

HOTEL DE 5 ESTRELLAS EN PARÍS

Este hotel de lujo, construido en 1723 por orden de Pierre Perrin (secretario del Rey Sol), ubicado en la plaza Vendôme aúna modernidad y originalidad ofreciendo una decoración inédita con colores refinados. Sus 20 habitaciones y 9 suites están dotadas de una elegancia sofisticada y sin igual. Cada una de ellas es única y ofrece toda la comodidad y tranquilidad de un establecimiento de 5 estrellas.

El edificio, antiguo hotel de la familia Vendôme, es un lugar excepcional en París.

Reserve su mesa Ofertas especiales Paquete regalo

Alrededores de la plaza Vendôme

La plaza Vendôme, templo de la joyería parisina, resplandece en el barrio más brillante de París. La alta costura, los anticuarios y las galerías de arte presiden igualmente la plaza. El hotel, cercano a la Opéra Garnier   y al Opéra Garnier , es el punto de partida ideal para ir al descubrimiento de la capital y del lujo a la francesa.

EL RESTAURANTE « LE 1 PLACE VENDÔME »

El restaurante del Hôtel de Vendôme le propone su refinada cocina y su carta dinámica a merced de las estaciones, obra de un joven chef, talentoso y audaz. El restaurante, que cuenta con una decoración de alta costura que combina el diseño estilo « pata de gallo », le ofrece una evasión gustativa de calidad en pleno corazón de París. 

El restaurante « Le 1 Place Vendôme » es también un bar. Déjese tentar por uno de los cócteles elaborados con frutas de temporada y hierbas frescas, o bien por otra de las originales creaciones de nuestros bármanes.

Reserve su mesa Ofertas especiales Paquete regalo

Su evento en plaza Vendôme

Organice su evento en el primer barrio de París, en el número 1 de la plaza Vendôme. Esta prestigiosa dirección dispone de un emplazamiento ideal y le permitirá organizar su evento con gran discreción.

Benefíciese de prestaciones adaptadas, de un servicio personalizado y de un personal experimentado para su almuerzo de negocios o una velada de excepción. Nuestros salones, completamente privatizables, fascinarán a sus invitados: en un primer momento, quedarán cautivados por la decoración y, más tarde, quedarán conquistados por nuestra cocina.